Autoconocimiento de mis emociones

Platiquemos brevemente de la importancia de tener una mente positiva. ¿Te has dado cuenta como piensas y/o reaccionas ante una adversidad? ¿Se puede cambiar el pensamiento?

Una mente positiva nos lleva a pensamientos positivos y  nos permite tener una percepción diferente del  momento que estamos pasando en nuestra vida y por lo tanto tomar mejores decisiones. Un cambio de residencia, problemas familiares, un duelo por una pérdida, la emergencia sanitaria actual que vivimos que ha cambiado nuestra dinámica de forma drástica e inesperada.

Tómate unos minutos para tomar conciencia de tu respiración y pregúntate, ¿Cómo me siento hoy y ahora?


Te  invito ahora a imaginar por un momento la siguiente situación:

Dos hombres trabajan en el negocio de mantenimiento en casas. Uno se encarga de la limpieza exterior (Pepe) y el otro de lavar los carros (Cosme). Ante las mismas circunstancias su percepción sobre la situación es totalmente diferente.

Ante un día de excesivo calor

Pepe: Hace un calor terrible, anoche no pude dormir ni una hora, apenas estoy empezando el día y ya no tengo fuerzas para seguir, y ni cómo hacerle, todavía me quedan tres casas que limpiar, y mañana va a ser lo mismo.

Cosme: ¡Qué bonito día!, ideal para lavar los carros, me puedo ir más rápido porque se secan mejor; los carros me van a quedar súper.

Ante un día lluvioso:

Pepe: ¡Qué día!, se me mojaron los pies cuando venía y estoy seguro que me voy a enfermar; bueno, qué remedio, ‘al perro flaco todas las pulgas’.

Cosme: ¡Que buen día!, va a refrescar y así podremos dormir a gusto; los carros se van a ensuciar y a la tarde paso otra vez para darles una limpiada.

¿Qué preguntas nos podríamos hacer ante esta situación? ¿De qué te das cuenta sobre tu forma de ver las circunstancias? ¿Soy Pepe? ¿Soy Cosme?

Les invito a que cada uno tratemos de contestarnos las siguientes preguntas a manera de reflexión:

A partir de esta ficha, la propuesta es autodescubrirse  identificando los pensamientos que nos llevan a accionar las emociones  positiva o negativas y posteriormente  a actuar de determinada manera por lo que pensamos y como nos sentimos. Recuerden que somos lo que pensamos y hay comportamientos que se contagian. ¿Cuántas reacciones o conductas detectas que pudiera tener tu hijo de ti, frente a una adversidad?

Trabajar nuestras emociones e ir tomando conciencia de nosotros, lleva tiempo, no se desesperen si a no logran identificarlas fácilmente a la primera, dense tiempo y dense cuenta que se dan cuenta, eso … es trabajar en su bien, en su persona y siempre con la intención de mejorar su  nivel de bienestar y felicidad.

Por ahora, la primera invitación que quiero hacerte, es generar un pensamiento  que nos ayude a iniciar nuestra semana con el enfoque de Cosme, nuestro personaje “positivo” de la situación que nos acompañó hoy a manera de ejemplo,  y procurar mantenerlo a lo largo de la semana. ¿ Aceptas el reto?