LA “ESPERANZA” COMO VALOR HUMANO Y EMOCIÓN POSITIVA

Reflexionando un poco más sobre las emociones positivas trabajaremos hoy sobre el valor de la ESPERANZA.

Es importante que cuando lleguemos a sentir que todo parece terminar, cuando la vida parece haber perdido su significado y no hay más nada que hacer; recordemos que en ese momento surge la esperanza como recurso final para encontrar un nuevo rumbo, levantar la frente, continuar hacia adelante y renovar los esfuerzos para cumplir con la misión asignada por la vida.

La esperanza da sentido a la vida. La esperanza es un detonante para ponernos en marcha y enviarnos a trabajar con fuerza detrás de un ideal. En la práctica trabajamos, nos movemos y actuamos porque tenemos la esperanza de llegar a alguna parte, de lograr un objetivo, de alcanzar una meta o hacer realidad un sueño.

Para quienes hemos vivido toda una vida trabajando, luchando, soñando con una sociedad más segura y próspera, es importante revivir la esperanza de seguir hacia adelante. Aun en medio de la oscuridad, aun en medio de las tinieblas, hagamos renacer la luz de la esperanza.

La esperanza nos inspira, nos impulsa a seguir, o a levantarnos después de cada caída, nos repone la energía después de cada tropezón. La esperanza nos ayuda a ser resilientes y reconstruirnos más fuertes. ¿Qué nos hace alimentar la esperanza?

Ya nos lo recuerda Diego Torres en su canción “Color Esperanza”… disfrútenla.