Trabajo a distancia

Independencia y autonomía

La situación de confinamiento por COVID19, ha modificado rutinas y actividades. El trabajo a distancia exige nuevos retos, aprendizaje y el desarrollo de nuevas habilidades, pero, sobre todo, autonomía y responsabilidad.

Actualmente los niños y niñas tienen la capacidad de interactuar de forma natural con la tecnología.

Las plataformas elegidas por el colegio son amigables y cumplen con los objetivos necesarios para obtener los procesos de aprendizaje requeridos. Sin embargo, es responsabilidad del alumno conocer la plataforma, familiarizarse y disfrutarla para comprender la lógica de trabajo.

Es necesario permitir al alumno trabajar de forma independiente, sabiendo que si requiere algún tipo de apoyo académico o técnico puede contactar a su maestra.  Además, cuentan con espacios de asesoría y clases en vivo en dónde pueden exponer dudas o dificultades. Confíen en las capacidades de sus hijos.

Organización, orden y estructura

El trabajo a distancia requiere de autonomía, pero esto no se puede lograr sin orden y organización.

  • El alumno debe contar con un espacio cómodo, alumbrado y con las herramientas necesarias para trabajar.
  • Un espacio libre de estímulos distractores, como lo son: televisión, videojuegos, juguetes, etc.
  • Recomendamos que haga uso de una agenda que le ayude a registrar sus pendientes académicos, y así, sepa lo que debe entregar día con día.
  • Es necesario implementar una rutina diaria que brinde estructura al alumno, desde que se levanta: horario para despertar, asearse, desayunar, comenzar trabajo a distancia, break o refrigerio pequeño, asesoría o clases en línea, trabajo a distancia y comida.
  • Es importante evitar que el alumno trabaje en pijama, sin desayuno o en su cama. Entre más se parezca su rutina a la que llevaba en el colegio, será más funcional.

 

Equilibrio y bienestar

Es fundamental que se propicien distintas actividades durante el día y no sólo sea trabajo.

  • Recomendamos realizar: juegos de mesa, yoga, ejercicios de respiración y consciencia corporal, actividades manuales, Just dance para mover el cuerpo, lectura, ayudar con los deberes del hogar, charlar, pintar, mirar una película, jugar retos familiares, etc.
  • Pueden crear una lista de actividades familiares o individuales y establecerlas por día o por horarios.
  • Es importante equilibrar el día, dar espacio a la convivencia, la individualidad, ejercicio, juego, meditación, y no enfocar todo el tiempo en videojuegos o aparatos electrónicos.
  • La hora de la comida o cena puede ser una gran oportunidad para hablar de lo que piensan o sienten. También pueden ayudar a sus hijos a programar llamadas telefónicas o videollamadas con sus amigos o familiares.

 

Acompañamiento de padres

Seguro se preguntarán ¿qué tan cerca o lejos deben de estar de sus hijos, sobre todo en lo académico?.

Tu hijo trabaja de forma independiente en la escuela, siempre con el acompañamiento de su maestra. En casa debe funcionar de la misma manera.

  • Durante el día les surgen dudas o dificultades y parte de la formación del alumno es desarrollar la habilidad para buscar soluciones. Escucha a tu hijo, permite que él te exprese lo que necesita de ti.
  • Ante sus preguntas puedes regresar la pregunta: ¿Mamá,  papá, no entiendo este problema matemático? = ¿por qué?, ¿qué necesitas para lograr comprenderlo?. A veces sólo necesita desahogarse, ser escuchado, un abrazo, ánimos para seguir o despejar la mente.
  • Sé paciente, resiliente y empático. También es importante que recuerdes la etapa en la que se encuentra tu hijo, los cambios que implica, y que su espacio personal es importante. Sin embargo, no te muestres indiferente ni restes importancia a su esfuerzo o intereses.
  • Encuentren la manera de vincularse con respeto, confianza, tolerancia y amor.

 

Seguridad cibernética

Las plataformas de trabajo que eligió el colegio son muy seguras. No obstante, trabajar con un aparato electrónico implica tener acceso a los navegadores y la interacción en la web.

Es importante hablar con tu hijo acerca de las medidas de seguridad que debe tener al visitar distintos sitios, ya sea para hacer tarea o para realizar actividades recreativas como juegos, uso de chats o videollamadas. Para un menor de edad no es invasión revisar sus aparatos electrónicos siempre y cuando el menor esté enterado de tal acción. La intención debe ser únicamente para resguardar su seguridad. Recomendaciones para navegar de forma segura:

  • Pensar de forma crítica y evaluar sitios web, correos electrónicos y otros contenidos en línea.
  • Protegerse a sí mismos de las amenazas en línea, como los hostigadores y las trampas.
  • Reflexionar antes de compartir: qué, cuándo y con quién.
  • Ser amables y considerados con otras personas en línea y respetar su privacidad.
  • Pedir ayuda a los padres o a otros adultos de confianza si se encuentran en situaciones complicadas.